La discapacidad NO ES UNA ENFERMEDAD PREEXISTENTE. El caso de Ludmila.

En una reciente batalla judicial, una familia logró un resultado positivo que podría cambiar la vida de muchas personas en situaciones similares. Es común que las prepagas estipulen como una enfermedad preexistente a una discapacidad cuando no es así.

En el caso de hoy te contaremos cómo logramos que la prepaga reconociera la discapacidad y exigiera a la prepaga Avalian la cobertura de salud que requería.

 

Indice

EL CASO DE LUDMILA. PACIENTE CON TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA.

 

Antecedentes del caso.

 

La historia comienza con la lucha de la LUDMILA, quien representó a su hija, una niña de tan solo dos años diagnosticada con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

La familia se enfrentó a la prepaga Avalian, exigiendo la afiliación de la menor al grupo familiar sin la imposición de una cuota diferencial debido a su discapacidad.

 

Dictamen del juez.

 

El juez a cargo del caso no solo reconoció la importancia de la detección temprana y el tratamiento del TEA, sino que también destacó un punto crucial: la discapacidad no debe asimilarse a las enfermedades preexistentes.

 En sus propias palabras, el juez afirmó:

 «Si bien se debe diferenciar entre la prestación de salud que se garantiza por los Tratados Internacionales y la integralidad de la normativa nacional que rige en la materia, y, por otro lado, el importe de la cuota, en este caso, si el valor de la cuota diferencial resultaría demasiado elevado…».

 

Estas palabras reflejan una comprensión profunda de la situación, donde el juez reconoce que el cobro de una cuota diferencial para una condición como el TEA, que requiere terapias y tratamientos a lo largo de la vida, sería irrazonable e inaccesible. Se resalta la necesidad de proteger el derecho a la salud de las personas con discapacidad y de garantizar su inclusión en la cobertura de salud sin barreras económicas.

El juez destacó que «las cuotas adicionales no resultarían aplicables a quienes integran el grupo familiar forzoso, como es, en este caso, su hijo menor de edad», dejando claro que la discapacidad no debe asimilarse a las enfermedades preexistentes.

 

Esta interpretación sienta un precedente importante y ofrece una guía para otras familias que puedan encontrarse en situaciones similares.

 

CONCLUSIÓN.

En resumen, este caso no solo representa una victoria legal para una familia, sino que también destaca la importancia de la lucha por los derechos de las personas con discapacidad. A través del amparo y la defensa de sus derechos, se abre el camino para una mayor igualdad y acceso a la salud para todos.

 

¡Sigamos adelante en la lucha por la justicia y la inclusión!

 

¡Sabemos como ayudarte!

 

Gran trabajo del equipo de Amparando Salud, comandado por el Dr Nicolás Oszust

 

Fallo:

 

CÁMARA FEDERAL DE ROSARIO – SALA B

Expediente n° FRO 12049/2022/CA1 caratulado “LUGO, Ludmila Noeli (en rep. de M.C.L.) c/ ACA Salud Cooperativa de Prestación de Servicios Médicos s/ Amparo de salud”, (del  Juzgado Federal N° 1 de esta ciudad) Marzo 2024.

 


 

Si necesitás asesoría jurídica, escribinos a info@amparandosalud.com.ar.

Si sos abogados y querés especializarte en amparos de salud, inscríbete  AQUÍ en nuestro curso online Principios básicos de un amparo de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *